Paulo Coelho y el pasado

on sábado, 23 de octubre de 2010

Paulo Coelho pasado maleta Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. [...]

Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. [...]

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse.

En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente. El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú.

Paulo Coelho

2 comentarios:

ALDEABITACORA dijo...

"el pasado no está muerto. Ni siquiera es pasado". William Faulkner.

¿Acaso se le puede pedir a un enamorado que desista de reconquistar a su amor?. La vida es una carrera de una sola etapa.

¿Se puede pedir a un menor que sufrió abusos, por ejemplo, que no se revuelque en los "porqués"?. Hay traumas que no se pueden olvidar. Muchos que sufrieron daño moral llegaron al suicidio a través de la depresión. ¡Qué fácil es dar consejos!

Lo que sucedió no sucedió porque sí. Lo hicieron personas que quieren que las víctimas olviden. Como lo quieren los franquistas de sus víctimas. Como lo quiere el maltratador del objeto de sus golpes. Como lo quiere el acosador de quien lo sufrió.

¡Cómo no añorar a quién se ama!

Dejar ir. ¡Qué bien!. Se sacuden las manos. Un semejante lo pasa mal...pero...a otra cosa. A seguir viendo la vida de colorines. Y ahí te quedas tú, con tu amargura, con tu impotencia, con la injusticia impune. ¡Madres de la Plaza de Mayo!. ¡Dejar ir!

¡Déjame los recuerdos!. ¡Déjame que suspire! ¡Déjame que llore!¡También los recuerdos me los queréis quitar!

¿Por qué hay que ganar o perder?. Me niego a considerar la vida como un juego de cartas.

Me quitaron los colores de la vida, ¡no me pidas ver los colores del arco iris!

No. El pasado no está muerto.

ALDEABITACORA dijo...

Fe de errores: Donde dice ¡Dejar ir!, debe decir ¡Dejad ir!

Publicar un comentario

Siéntete libre para dejar un comentario ¡Que no se os olvide poner vuestro nombre! :)