Un viejo feliz

on martes, 20 de enero de 2009

Viejo feliz conversacion vida

¿Por qué dirá mi hija que soy un viejo feliz?

Cada mañana me levanto cuando el sol se cuela por mi ventana. Desayuno mi tazón de leche y mojo bizcocho y galletas.

Antes de comer me gusta darme un paseo por el barrio y estar un rato en la plaza. Al verme llegar allí, los demás viejos gritan: ¡Que viene el más abuelo de todos! y entonces me hacen un hueco en el banco para dejarme mi rinconcillo.

Por la tarde veo la televisión y ya cuando anochece empieza la mejor parte del día:

Me siento en mi butaca del salón, pongo la estufa y abro mi libro de sopas de letras. ¡Nunca me imaginé que hubiera tantas palabras! Ya, ni las diagonales se me resisten. Muchas veces estoy hasta tarde haciendo sopas y, es que, hasta que no las acabe no paro.

Algunos fines de semana vienen mis nietos, mis hijos o algún otro pariente a visitarme. Entonces hablamos sobre cómo les va y yo aprovecho y les cuento las batallitas de mi vida. Aunque siempre digo las mismas historias, ellos siempre sonríen y eso me alegra.

El único problema que tengo es: ¡Que no encuentro a alguien que me quite los años! ¡Me cachis!

¿Por qué dirá mi hija que soy un viejo feliz? Yo es que no lo entiendo

8 comentarios:

Sara López dijo...

Jejeje, muy buen relato!
Bueno, al menos no es un viejo triste, por lo que se ve...

Saludos, nos leemos!

Daro!!! dijo...

Mmm, que lindo cuando llegar a viejo y ver la vida tal cual una presentación o una proyección de imagenes en tu cabeza! Me falta montón, pero creo que nuestra generación le dolerá poco menos ser viejo!!!
Ya me imagino ocupando mi tiempo libre, claro que para eso debo trabajar ahora!

jud dijo...

:) Es curioso lo que un pequeño acto puede determinar tan increíblemente tu futuro :)

Pues si, yo no es que escriba bien, pero me gusta hacerlo y leer. Eso de reacciones y cosas así.. pues no me gustan. He estado mirando tus entradas y bueno.. ¡te sigo! ¡nos seguimos leyendo!

Un beso.
Judit.

Jud dijo...

:) Es increíble como algo tan tonto te cambia tanto ¿no?

Hay dos tipos de personas: las que piensan que envejecer es malo, y las que no. Yo soy del segundo grupo. Porque cada día, aprendes más, descrubes cosas y ¡naces un poco más!

Te sigo, y te sigo leyendo también. Saludos.

Judit.

Antonio dijo...

Totalmente de acuerdo!
Eso de nacer un poco más me gusta mucho

Es que se trata de ser feliz con los "placeres sencillos" de la vida :)

Gracias Jud! :D

Lo mismo digo!

Pilar dijo...

Hola Antonio!!:
Muchas gracias por tu comentario en mi blog
y por si me añades al tuyo! Me alegro de que te gusten mis palabras.
Un beso

Nerina Thomas dijo...

Un encanto el cuento. Simple, con un mensaje, que es lo claro e importante. un mimo al alma!!

Un estertor dijo...

Está chulilla la paranoia que te has montado.

Publicar un comentario

Siéntete libre para dejar un comentario ¡Que no se os olvide poner vuestro nombre! :)